Un debate que todavía tiene tela para cortar.

En el encuentro "Conectando Líderes Mujeres", se compartieron experiencias sobre el rol del género femenino en los negocios.

Ser madre y profesional, ser mujer y ocupar un puesto de liderazgo, crecer en un mundo laboral rodeado de hombres, son solo algunos de los desafíos que debe afrontar a diario el sexo femenino a la hora de desarrollarse profesionalmente en una compañía. Lo cierto es que el rol de la mujer se ha reconvertido en los últimos años. 

Pero en tiempos de cambios es fundamental seguir profundizando el debate. Es por eso que el grupo empresario Bayton generó el primer encuentro "Conectando líderes mujeres" en la Universidad de Belgrano el 4 de septiembre para compartir experiencias y construir un futuro de trabajo diferente, en donde la mujer y el hombre solo se diferencien por sus tareas y no por su condición sexual. 

Con la participación de Agostina Verni, Executive Talent & Development Advisor Latin América de The Red Shoes Movement; Silvana Messina, gerente de RR.HH. de Laboratorio Hidalgo; Carolina Domínguez, gerenta de Selección de Hispanic South America de Accenture; y Gladys Bendati, gerenta de RR.HH. en PDVSA Argentina, el encuentro comenzó pasadas las 9.30 con un auditorio muy participativo.

"La revolución femenina impacta en todos, se está instalando un nuevo ciclo", comenzó Bendati. "Las mujeres no tenemos que parecernos a los hombres, debemos complementarnos porque nuestra forma de liderar es diferente", agregó la profesional. 


Mentores 
Los primeros pasos, las primeras experiencias y los primeros consejos profesionales son esenciales en la formación de un líder. "Es importante identificar y construir desarrollo con mentores. Durante mi formación académica encontré a una mentora que me guió hacia donde apuntar mi futuro. Luego, en el mundo laboral me crucé con dos personas: una mujer que fue muy importante para mí por su experiencia y en mi camino por Red Hat, cuando me planteé como seguir mi carrera también me crucé con un referente más que fundamental", explicó Verni.

 "El mentoring es clave para cualquier carrera, todos hemos participado de momentos que nos han cambiado la vida pero lo que destaco es que de mis mentores, ninguno de ellos me generó un problema con el tema género. Nadie me condicionó por ser mujer", remarcó Messina. "El rol de la mujer no se cambia de un día a otro, por eso tenemos que seguir trabajando para quitar las etiquetas", agregó. "Cuando algo me pasa, me miro para adentro e intento ver qué tengo que cambiar. Ante la adversidad sigo para adelante", indicó Bendati. 

Estereotipos
Para las cuatro profesionales es esenciales derribar los patrones desde el mundo educativo. "Es importante derribar los estereotipos desde el hogar. Hay tareas que se distribuyen por cómo le queda más cómodo a cada integrante de la familia y no por una cuestión de género", relató Messina. "Tiene que haber más mujeres haciendo trabajos de hombres. Hay que generar más acciones", sumó Domínguez. 

Liderazgo 
¿Cómo ser líder? ¿Cómo asumir ese rol siendo mujer? Esas premisas fueron las bases del segundo panel que apuntó a brindar herramientas para el género femenino dentro del ambiente laboral. "El liderazgo tiene que ver cuándo se puede construir conversaciones sanas con quienes trabajan", introdujo la temática Natalia De Diego, Employment HR Law, una de las moderadoras del evento. 

"Hay que ser consecuente entre lo que digo y lo que hago. Las nuevas generaciones, manejan otros tiempos, hay que respetarlos", explicó Domínguez. "Es algo que tenemos que hacer desde recursos humanos. Hay que respetar los tiempos y las formas de trabajar de los millennials, aggiornarnos con su flexibilidad horaria", concluyó Verni.