Volver de las vacaciones sin sobresaltos: recomiendan implementar la técnica de “Soft Landing”

Volver a la actividad laboral después de las vacaciones trae consigo inconvenientes de re-adaptación. Un "aterrizaje suave y gradual" ayuda a mitigar los efectos del estrés post vacacional que sufren muchos empleados.

Durante el período vacacional se suele cambiar el estilo de vida, los horarios, las costumbres, la alimentación y el tiempo dedicado al descanso. Pero, en dos o tres semanas, todo vuelve a su estado previo, experimentando una reacomodación del cuerpo y la mente a los niveles anteriores. A partir de este retorno a la rutina, aparecen síntomas como intranquilidad, angustia, desgano, estrés e incluso mayor cansancio, todos asociados al estrés post vacacional.

Para poder mitigar los efectos de este síndrome, cada vez más empresas recurren a la técnica del "soft landing" (aterrizaje suave).
“En muchos casos, la primera semana de trabajo tras la vuelta de vacaciones se vuelve interminable, cada vez más empresas crean programas para dejar que el empleado se acomode en sus tareas y así poder reprogramar gradualmente los objetivos para una mayor efectividad“, explica Laura Scarano, Gerente Nacional de Selección de Bayton Grupo Empresario.

Así, durante el "soft landing" es bueno programar y calendarizar actividades anuales, pensar en algunas escapadas de fin de semana y replantearse cambios de hábitos y costumbres en lo personal. Según los expertos, la importancia de este aterrizaje gradual radica en que una correcta adaptación en lo laboral traerá beneficios y buenos horizontes. Obviamente, como sistema debe ser comunicado por los superiores para lograr comprensión, mutua afectación y reciprocidad en las acciones.

En este sentido, algunas de las estrategias adoptadas por las compañías:
- Mail de bienvenida. El área de Recursos Humanos recibe a quien regresa de sus vacaciones con un correo y una nota en su escritorio. Allí se detallará el programa de adaptación que generalmente dura una semana.

- De jefes y tareas. Es más productivo usar esa semana para ponerse al día con tareas que pudieron haber quedado pendientes o limpiar las casillas con las decenas de mails que llegan durante los días de ausencia que comenzar con nuevas actividades. Es un buen momento también para reacomodar archivos personales, carpetas, cajones y escritorios.

- Flexibilización en el horario de ingreso e ingreso. En algunos casos, se permite un horario reducido o se flexibiliza el de entrada y salida. Existen organizaciones que otorgan a sus empleados la posibilidad de tomarse un día para realizar las tareas desde el hogar.

- Compartir en intranet experiencias vacacionales. En aquellas empresas con plataforma social se invita a los recién llegados a compartir las experiencias de veraneo en intranet, contar una historia y subir fotos, como para ayudarlos a que la etapa del regreso sea lo más amena posible.


Fuente: InSalta