Rusia 2018: cómo se puede aprovechar el Mundial para fortalecer el clima laboral

Se debe lograr un equilibrio entre la parte lúdica y la cotidianidad de cada sector, encontrando diferentes estrategias para que la gente se integre e interaccione de forma espontánea.

Una nueva cita mundialista se acerca y la fiebre por el fútbol se comienza a sentir en las empresas. En toda Latinoamérica el fútbol es una pasión que puede ser determinante en el humor social, es por esto que el Mundial se presenta como un evento que atraviesa transversalmente a nuestra sociedad.

"Es una excelente oportunidad para nuclear a todas las personas de la organización, compartiendo pasión, entusiasmo y un sueño a través de espacios en común", señala Juan Carlos Martinez, Gerente de Relaciones Institucionales de Bayton.

Por supuesto, se debe lograr un equilibrio entre la parte lúdica y la cotidianidad de cada sector, encontrando diferentes estrategias para que la gente se integre e interaccione de forma espontánea, rompiendo barreras que tal vez de otras maneras no podrían ser derribadas.

“Es fundamental que todas las áreas de las empresa puedan trabajar integralmente para fomentar el espíritu festivo en pos de transformarlo en un capital aprovechable para el desarrollo del clima laboral e incluso convertirlo en una ventaja competitiva”, destaca Martinez.

Además, cuando la organización tiene presencia en distintos países, se presenta una oportunidad de trascender más allá de las fronteras e integrar regionalmente diferentes culturas en un mismo acontecimiento de gran magnitud.

Se pueden realizar diferentes actividades en distintos niveles, para que todos puedan sentirse parte. Desde la ambientación de los lugares de trabajo, distintos tipos de juegos y competencias internas (concursos de fotografía con temática mundialista, trivias, torneos de fantasía de metegol o ping-pong, realización de juegos de pronóstico deportivo -PRODE- interno, con premios o sorteos), obsequios o suvenires relacionados, y cualquier otra iniciativa que se lleve adelante teniendo como foco la cita deportiva.

Otro punto de relevancia es qué hacer los días específicos en los que juegue el seleccionado nacional en horario laboral, existiendo la posibilidad de reunir a los colaboradores para disfrutar del encuentro juntos, compartiendo una comida en un ambiente más relajado. Todos estaremos pendientes del desarrollo del torneo, y también es un tema a tener en cuenta qué pasa si el resultado no es el esperado, ya que es difícil recuperar la motivación y concentración luego de una derrota, y también debe contemplarse que curso tomar en estos casos.

Para el representante de Bayton, “más allá de la ocasión especial, las empresas debemos comprender que un buen clima laboral se construye día a día, y no hay que dormirse en los laureles realizando acciones esporádicas, todo esto debe ser parte de una estrategia integral que se enfoque en un mejor entorno para el desarrollo de los colaboradores y su relacionamiento con sus pares, logrando un mayor sentido de pertenencia y compromiso”.