La búsqueda de empleo en la era digital

Los medios digitales ayudan a romper las barreras de la distancia, existen una gran variedad de herramientas para conectar candidatos y empresas.

El proceso de búsqueda de empleo ha evolucionado y se fueron adoptando herramientas tecnológicas en busca de mejorar la efectividad y optimizar los tiempos de ejecución, además de mejorar el alcance y la difusión de las oportunidades para llegar a mayor cantidad de candidatos. Además de la presentación física del CV en una sucursal, las plataformas virtuales donde los postulantes pueden crear su usuario y aplicar directamente a las ofertas laborales, pudiendo filtrar su búsqueda por zona o palabras clave, son útiles para encontrar la oportunidad adecuada, además, su CV virtual forma parte de una base de datos de consulta para el área de selección, para encontrar perfiles afines a vacantes que se vayan generando. Si bien algunos perfiles tienen más efectividad que otros, se utiliza un proceso similar para todos los perfiles y oportunidades, ampliando el alcance y la oferta a todos los rubros y sectores, luego, analizando efectividad y desempeño, se pueden realizar cambios, ajustes, para mejorar la performance del servicio dentro de lo posible.


¿Buscás trabajo? Cargá tu CV en http://jobs.bayton.com


Además de la utilización de una herramienta propia de gestión de postulaciones existe la posibilidad de aprovechar múltiples redes digitales donde las personas interactúan día a día, estas plataformas brindan un espacio de difusión y conexión muy fértil para la generación de relaciones laborales y la identificación de nuevas oportunidades. Las redes sociales nos permiten la difusión extendida y canalizada de las ofertas laborales, permitiendo llevarlas directamente a los candidatos que puedan estar interesados, es una evolución al mundo digital de los clasificados laborales, que permite más posibilidades de medición y mejora continua en busca de mejores resultados. Las posibilidades de segmentar la comunicación son aún mayores, trabajando metódicamente se puede lograr enfocar de manera precisa el mensaje hacia el público específico al que queremos llegar con nuestro contenido.

El CV es una herramienta fundamental para la búsqueda de empleo, pero no la única, puede verse desde diferentes enfoques (Jóvenes en busca de primer empleo, profesionales & mandos medios, oficios especializados de tecnología & servicios; etc.) y de esto dependerá la estructura, niveles de importancia de la información dentro del mismo (formación, experiencia, objetivos, intereses) y con qué otras herramientas complementarlo (desarrollo de marca personal, identidad digital, networking, contactos) para lograr mayor efectividad. En esta era digital, para esta etapa de reclutamiento existen muchas herramientas para acercar a los candidatos a nuevas oportunidades, ya sea bolsas de trabajo y portales de empleo específicos para cada sector, o sitios de carrera de las propias empresas, donde la persona puede crear un usuario y cargar la información en un perfil virtual, con sus datos laborales y personales, teniendo la posibilidad incluso de subir su CV detallado en archivo adjunto.

Las nuevas generaciones crecen y se forman en el entorno digital, y probablemente vayan a desarrollar su carrera en profesiones que no existían hace menos de una década, sobre todo en el rubro tecnología, por lo que están más abiertos a un mundo de posibilidades para contar de forma creativa y atractiva su historia laboral: sitios web personales, presentaciones, videos, animaciones, gamificación, y todo tipo de alternativas innovadoras.

En la actualidad, los reclutadores disponen de una gran cantidad de herramientas para conocer a los candidatos más allá de su CV, con solo ingresar su nombre en el buscador puede encontrarse con su actividad en el mundo digital, su vida 2.0, que completa el perfil que se arma el selector de la persona que se postula. Muchas personas, sobre todo los más jóvenes, aprovechan este aspecto para desarrollar su “marca personal” como candidato a una posición laboral deseada, utilizando esto a su favor. Desde la utilización de redes sociales profesionales como Linkedin, u otras herramientas online que permitan crear hojas de vida de mayor atractivo y contenido más personalizable, hasta el desarrollo de una web personal con toda la información y un dominio personalizado, también podemos encontrar personas que desarrollen contenido relacionado a sus profesiones, desde un programador que tenga un blog sobre software y procesos, a un técnico electrónico que tenga un canal de Youtube con tutoriales, o un diseñador que publique sus trabajos a través de Tumblr, existen inmensidad de posibilidades de crear un entorno digital que complemente el perfil laboral y los acerque a su trabajo ideal.

Por supuesto que la digitalización del reclutamiento tiene también algunas desventajas, cada herramienta cuenta con algunas limitaciones que deben tenerse en cuenta para aprovechar al máximo la tecnología sin perder calidad en el proceso. Un primer obstáculo, por ejemplo, son las limitaciones a la hora de cargar la información teniendo que ajustarse a formularios prediseñados que restringen las posibilidades de personalizar y adaptar el curriculum para puestos diferentes, ofrecen pocas herramientas para adaptar el contenido y darle mayor creatividad al formato, entre otras limitaciones dependiendo de cada servicio particular.
Si bien los medios digitales ayudan a romper las barreras de la distancia, llevando ofertas a cualquier punto geográfico, permitiendo un flujo de talento mucho más dinámico poniendo al alcance oportunidades laborales en distintas locaciones, a las que un postulante puede aplicar sin salir de su casa, pero luego de pasar los primeros filtros, el encuentro cara a cara con el equipo de seleccionadores es un requisito inevitable. Mediante el uso de herramientas de comunicación se puede apuntalar esta deficiencia, existiendo la posibilidad de realizar entrevistas por medio de Skype u otra plataforma de teleconferencias, para evitar traslados y pérdidas de tiempo hasta reducir los prospectos a un número apto para continuar el proceso de forma presencial, incluso pueden desarrollarse aplicaciones que permitan la evaluación de conocimientos técnicos a través de diferentes ejercicios que se realicen de manera remota, haciendo de la localización de cada postulante una preocupación menos durante el proceso de entrevistas.

El proceso de reclutamiento y selección continuará cambiando, adaptándose a los nuevos tiempos y los requerimientos de las organizaciones, que deberán ser más creativas a la hora de atraer a los mejores talentos, para lograrlo deben contar con todas las herramientas posibles. No debemos pensar en forma cerrada, creyendo que el proceso digital “reemplaza” a los mecanismos tradicionales, si no como una mejora, una actualización, se integran nuevas herramientas que complementan nuestro trabajo para ayudarnos a lograr los objetivos planteados optimizando costos y tiempo, manteniendo la calidad de los resultados, e incluso mejorándola continuamente.