El liderazgo debe evolucionar: Valores y competencias de los nuevos líderes.

Ante el surgimiento de nuevos escenarios y paradigmas laborales, los líderes deben adaptarse y hacerse de las herramientas adecuadas para alcanzar el éxito.

Cada organización funciona como un universo separado, con sus particularidades y distinciones, e incluso al analizar la misma empresa en dos épocas diferentes, se puede encontrar una dinámica totalmente distinta. Dos empresas pueden dedicarse al mismo negocio, utilizar procesos y estrategias similares, pero hay un principal factor que influye en el desarrollo de las tareas diarias de la compañía, haciéndola única: su gente.  “El factor humano juega un rol determinante en el éxito o fracaso de las organizaciones. La gente es la que toma decisiones, administra, gestiona. En sus manos está el destino de cada organización” explica Ricardo Wachowicz, Presidente de Bayton Grupo Empresario.

El avance de la tecnología y la innovación continua permitió el surgimiento de nuevos modelos de negocio, organizaciones con estructuras mucho más flexibles que funcionan bajo paradigmas diferentes, desarrollando perfiles laborales muy diferentes a lo que estábamos acostumbrados. Este nuevo escenario plantea un desafío importante: el concepto de liderazgo debe adaptarse a los nuevos paradigmas. Para Wachowicz, “El liderazgo debe evolucionar al mismo ritmo, o incluso más rápido, que las estructuras organizacionales. Debe adaptarse y promover activamente el surgimiento de nuevas herramientas y metodologías de trabajo, y de esta forma lograr el éxito.”

El talento es el activo más importante para una organización, y dependerá de sus líderes que se aproveche de la mejor forma y se desarrolle dentro de los parámetros que beneficien a la compañía, “el líder debe lograr obtener lo mejor de cada uno, debe ayudar a explotar el potencial e identificar factores que influyan negativamente, para trabajar activamente en reducirlos y mejorar el desempeño, por eso, la buena comunicación es una competencia clave para los nuevos líderes”, explica Wachowicz.

Es el momento de analizar estratégicamente la situación y enfocarse en desarrollar los valores y competencias necesarios para liderar exitosamente ante un panorama que se torna cada vez más complejo.