5 consejos para aprovechar al máximo la entrevista laboral

La entrevista es un paso fundamental en el proceso de búsqueda laboral, y cada detalle es importante a la hora de sacarle el máximo provecho.

1. Hablar de manera clara y precisa
Es importante prepararte y recordar los aspectos más relevantes de tu trayectoria laboral y académica. Debes ser capaz de describir tus principales funciones y actividades, a quién reportabas directamente, durante qué período te desempeñaste y los motivos de tu salida. Estar preparado con esta información te ayudará a tener mayor seguridad y evitar caer en contradicciones o confusión respecto a tu hoja de vida.

2. Contestar sólo lo que se pregunta
A veces ante una pregunta abierta queremos ampliar demasiado, agregando de más notas o comentarios que pueden distraer de la idea central y confundir al entrevistador. Siempre se debe pensar antes de contestar, ser breve y centrarse en brindar la información necesaria para completar la idea de lo que se pregunta. El tiempo de la entrevista es limitado y debes aprovecharlo al máximo.

3. Investigar acerca de la empresa / rubro.
No solo debes conocer las funciones generales del puesto al que aplicas, para sentirte seguro al momento de la entrevista es una gran ayuda tener más información sobre la empresa y su mercado e industria, dentro de lo posible, el contexto te ayudará a comprender mejor de qué se trata la propuesta y tus respuestas a preguntas relacionadas con el puesto serán más asertivas y generaran un impacto positivo a tu favor.

4. Mantener la calma
Tal vez lo más complejo, pero mientras más te prepares con anticipación más tranquilo podrás estar durante la entrevista. Intenta respirar despacio, mantener tus pies pegados al piso y sentarte cómodamente en la silla. Siempre es recomendable para alivianar la tensión hacer más dinámica la charla, hacer preguntas relacionadas a lo hablado, acerca del proceso, la empresa o el puesto, las expectativas, que no sea una sesión unidireccional sino una charla más amena y distendida.

5. Escuchar activamente y mantener una actitud natural.
Antes de hacer cualquier pregunta es fundamental escuchar atentamente, luego exponer tus dudas, ya sea sobre el horario, condiciones laborales, salarios y beneficios. Muchas interrupciones entorpecerán la entrevista y crearán un clima de tensión innecesaria, la fluidez del diálogo te ayudará a estar más tranquilo. No adoptes poses o actitudes “actuadas”, mientras te muestres natural y espontáneo podrás estar más tranquilo, sin dejar de lado la formalidad y el respeto que la situación amerita.